Hanfblatt auf grünem Karton auf Holztisch.

El cáñamo, un cultivo sustentable de cara al futuro


Un artículo de Dahlia Owusu

¿Qué es la sostenibilidad?

 

La sostenibilidad se ha definido como la capacidad de mantener el equilibrio de un determinado proceso o estado en cualquier sistema. Ahora se utiliza con mayor frecuencia en relación con los sistemas biológicos y humanos. En un contexto ecológico, la sostenibilidad se puede definir como la capacidad de un ecosistema para mantener los procesos ecológicos, las funciones, la biodiversidad y la productividad en el futuro.

La sostenibilidad se expresa en conceptos de organización humana, tales como; eco-municipios, ciudades sostenibles y actividades y disciplinas humanas, tales como; agricultura sostenible, arquitectura sostenible y energías renovables.

Para que los seres humanos vivan de forma sostenible, los recursos de la Tierra deben utilizarse a un ritmo en el que puedan reponerse. Sin embargo, ahora existe una clara evidencia científica de que la humanidad está viviendo de una manera insostenible y que se necesita un esfuerzo colectivo sin precedentes para devolver el uso humano de los recursos naturales a límites sostenibles.

En 1989, la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo articuló lo que ahora se ha convertido en una definición ampliamente aceptada de sostenibilidad: “para satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

En las últimas décadas, los efectos de las prácticas insostenibles se han vuelto más evidentes que nunca. El cambio climático acelerado, las condiciones laborales inhumanas y la creciente brecha económica entre países son algunos de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad.

Al implementar técnicas agrícolas e industriales sostenibles, podemos ayudar a abordar estos desafíos y asegurar un futuro mejor para las generaciones venideras. Pero, para tener éxito, necesitamos encontrar una forma viable de prosperar desde una perspectiva social, ambiental y económica.

Aquí es donde entra el cáñamo y su potencial para el cultivo de escala industrial.

Aunque pertenece a la misma familia que la marihuana, el cáñamo es un cultivo de cosecha que no produce un efecto psicoactivo. Esta planta resistente puede servir para más de 2500 propósitos y es inherentemente sostenible, lo que nos permite superar muchos de los obstáculos asociados con la agricultura y la fabricación irresponsables.

 

¿Qué es el cáñamo?

Antes de repasar la sostenibilidad del cáñamo, es importante comprender un poco más sobre esta planta. Como mencionamos antes, el cáñamo industrial pertenece a la misma familia que la marihuana. Pero este cultivo no produce niveles concentrados de THC, por lo que no se consume con fines recreativos.

Durante siglos, el cáñamo ha sido utilizado por docenas de civilizaciones diferentes para producir telas y otros bienes. Tiene un material fibroso similar al yute, que se puede transformar en una variedad de productos diferentes. También tiene compuestos naturales llamados cannabinoides que se pueden usar para hacer aceites y otros suplementos poderosos.

Y la mejor parte es que el cáñamo representa una alternativa mucho más sostenible al algodón y otros cultivos tradicionales.

El cáñamo ha sido uno de los cultivos más importantes para la humanidad hasta este último siglo. Es asombroso ver cómo el uso generalizado del cáñamo se ha deteriorado hasta tal punto que la gente apenas lo reconoce como otra cosa que no sea una planta que “te coloca”.

El cáñamo fue probablemente la primera planta cultivada para fibra textil. Los arqueólogos encontraron un remanente de tela de cáñamo en la antigua Mesopotamia (actualmente Irán e Irak) que se remonta al 8.000 a. C. También se cree que el cáñamo es el ejemplo más antiguo de industria humana. En el Lu Shi, una obra china de la dinastía Sung (500 d. C.), encontramos una referencia al emperador Shen Nung (siglo 28 a. C.) que enseñó a su pueblo a cultivar cáñamo para hacer tela. Se cree que el cáñamo llegó a Europa aproximadamente en el 1200 a. C. A partir de ahí, se extendió por todo el mundo antiguo.

China parece tener la historia continua más larga de cultivo de cáñamo (más de 6000 años). Francia ha cultivado cáñamo durante al menos 700 años hasta la actualidad, y España de manera similar. Mientras que Rusia fue un importante productor y proveedor durante cientos de años.

Los chinos fueron los primeros en reconocer la utilidad del cáñamo en la fabricación de papel. Aproximadamente en el año 150 a. C., produjeron el primer papel del mundo, completamente de cáñamo. Los documentos más antiguos escritos en papel son textos budistas de los siglos II y III d.C., compuestos por una mezcla de corteza y trapos viejos, principalmente cáñamo. El cáñamo se ha utilizado como medicina en todo el mundo durante siglos. Los remedios populares y las medicinas antiguas se refieren a los valores curativos de las hojas, semillas y raíces. La semilla y las flores fueron recomendadas para partos difíciles, convulsiones, articulaciones artríticas, reumatismo, disentería e insomnio.

Durante la Edad Media, el cáñamo se convirtió en un cultivo importante de enorme valor económico y social que abastecía gran parte de las necesidades mundiales de alimentos y fibra. Los veleros se volvieron dependientes del “canvas” (de la palabra cannabis), la cuerda de cáñamo y el oakum debido a que es 3 veces más fuerte que el algodón y resistente al agua salada. En el Reino Unido, en 1535, Enrique VIII aprobó una ley que obligaba a todos los propietarios a sembrar 1/4 de acre o ser multados. Durante este período, el cáñamo fue un cultivo importante y hasta la década de 1920, el 80% de la ropa se fabricaba con textiles de cáñamo.

La principal crisis del cáñamo surgió en Estados Unidos durante la década de 1930 debido a la propaganda creada a partir de empresas con intereses creados por las nuevas empresas de textiles sintéticos basadas en el petróleo y los grandes y poderosos barones de la madera y los periódicos que veían al cáñamo como la mayor amenaza para sus negocios. La década de 1930 se fusiona, como era de esperar, con la patente de DuPont de su nueva “fibra plástica”. En la década de 1930, la nueva maquinaria, que separaba la fibra del resto de la planta, estaba disponible y era asequible.

Estas innovaciones simplificaron la recolección y la producción, haciéndolas más rentables. Los fabricantes también estaban interesados ​​en subproductos como el aceite de semilla para pintura y laca, y hurds para papel. Según el número de febrero de 1938 de Popular Mechanics (escrito a principios de 1937), el cáñamo estaba entonces a punto de convertirse en “la cosecha de mil millones de dólares”.

Sin embargo, en septiembre de 1937, el gobierno de los Estados Unidos, bajo la influencia del lobby de las empresas textiles sintéticas (como DuPont) y varios otros grupos poderosos que veían el cáñamo como una gran amenaza para sus negocios, propuso leyes fiscales prohibitivas e impuso un impuesto ocupacional. impuesto especial sobre los comerciantes de cáñamo. Más tarde, ese mismo año, la producción de cáñamo fue prohibida por completo. El gobierno canadiense, siguiendo el ejemplo estadounidense, prohibió la producción bajo la Ley de Opio y Narcóticos el 1 de agosto de 1938.

La Segunda Guerra Mundial brindó una nueva oportunidad. La invasión japonesa de Filipinas en 1942 aisló a los EE. UU. de su principal fuente de cáñamo importado. Para satisfacer la demanda de producción de guerra, los gobiernos de Estados Unidos y Canadá levantaron las restricciones. Hasta el final de la guerra, los agricultores con permisos especiales cultivaban cáñamo para suplir el esfuerzo bélico.

Para alentar a los agricultores a cultivar cáñamo durante este período, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos lanzó la película “Hemp for Victory”. Declaró: “En 1942, los agricultores patriotas a pedido del gobierno plantaron 36,000 acres de semillas de cáñamo, un aumento de varios miles por ciento. El objetivo para 1943 es de 50.000 acres de semillas de cáñamo “.

Sin embargo, la prohibición de cultivar cáñamo se mantuvo después de la Segunda Guerra Mundial. El cáñamo, que históricamente ha tenido más de 25,000 usos diversos que van desde pinturas, tintas de impresión, barnices, papel, documentos gubernamentales, billetes de banco, alimentos, textiles (los jeans originales de ‘Levi’s’ estaban hechos de tela de cáñamo), lienzos (se usaron lienzos de artistas por los grandes maestros) y los materiales de construcción siguen estando prohibidos en este país cuya Declaración de Independencia fue escrita en papel de cáñamo.

Con los desarrollos técnicos modernos, se han incrementado los usos para tableros compuestos, pastillas de freno y embrague de vehículos de motor, plásticos, combustibles, biodiésel y combustible eco-sólido. De hecho, cualquier cosa que se pueda hacer a partir de un hidrocarburo (combustible fósil) se puede hacer a partir de un carbohidrato, pero los fuertes lobbies aún logran mantener prohibido el crecimiento de este útil vegetal y siguen desilusionando al público e impidiendo el desarrollo de este importante cultivo.

 

Los beneficios y la versatilidad del cáñamo

En los tiempos modernos, la versatilidad del cáñamo se extiende mucho más allá del aceite y los textiles, e incluso sirve para mejorar la salud del planeta. Para empezar, se ha descubierto que la producción de cáñamo descontamina el suelo, y su tiempo medio de cultivo de tres a cuatro meses consume mucho menos tiempo en comparación con otras plantas utilizadas en textiles. Además, las plantas resistentes requieren poca agua y pocos pesticidas para crecer, lo que reduce significativamente el impacto ambiental.

Y a medida que los efectos negativos del cambio climático se hacen más evidentes, el cáñamo sustituye cada vez más a varios materiales que causan daños al medio ambiente. Un ejemplo notable se puede encontrar en la industria de la construcción, donde las alternativas a base de cáñamo ahora están ampliamente disponibles. En lugar del hormigón, que normalmente contiene productos químicos e ingredientes dañinos, los constructores y propietarios de viviendas ecológicos pueden invertir en bloques resistentes pero ligeros hechos de cáñamo, así como otros tipos de materiales de construcción sostenibles.

Lo que hace que el cáñamo industrial sea una alternativa tan atractiva y sostenible son sus múltiples beneficios ambientales. Estos impactos positivos existen en tres áreas de sostenibilidad: social, económica y ecológica. El cáñamo industrial es ambiental e inherentemente sostenible en múltiples áreas. Así es como podemos beneficiarnos del cáñamo e incluso compensar las malas prácticas agrícolas. Por ejemplo, las semillas y fibras de cáñamo se utilizan para fabricar hormigón, plástico, combustible, cuerdas y alimentos, y sus compuestos naturales se utilizan con fines medicinales, incluidos los aceites de CBD y otros suplementos.

 

El cáñamo es naturalmente resistente a enfermedades y plagas

El uso de productos químicos, pesticidas y fungicidas tiene un efecto desastroso en el medio ambiente, incluida la contaminación del suelo, el agua y el aire, la reducción de la biodiversidad y las enfermedades resultantes. Los cultivos industriales más importantes, como el algodón y la soja, se cultivan con el uso de pesticidas intensivos, lo que provoca un impacto drástico en el uso global de productos químicos.

Plantar y cosechar cáñamo industrial elimina el uso de controladores químicos.

El cáñamo es muy resistente y naturalmente resistente a hongos, insectos y enfermedades. Por lo tanto, los agricultores no tienen que usar productos químicos para administrar sus cultivos cuando cultivan cáñamo.

La dependencia de plantas más naturales, como el cáñamo, también puede beneficiar el desarrollo agrícola, ya que el cambio climático amenaza la seguridad alimentaria y la producción y provoca una posible escasez de suministro.

 

El cáñamo conserva el uso de agua

Los cultivos textiles, como el algodón, normalmente necesitan una cantidad considerable de agua para crecer a su máximo potencial. Casi un tercio de todos los textiles del mundo se fabrican con algodón y, como principal cultivo básico, el algodón tiene un 57% de exposición al estrés hídrico. Esta condición ejerce una presión enorme sobre nuestros recursos naturales. Por ejemplo, para fabricar una camiseta de algodón se necesitan 2700 litros de agua.

El cáñamo, por otro lado, es un cultivo que consume menos agua y utiliza una cantidad significativamente menor de este recurso, lo que permite la conservación en lugar de un uso descuidado. Además, el cáñamo necesita menos tierra por libra de fibra para crecer y es capaz de florecer en muchos climas y tipos de suelo diferentes.

 

El cáñamo devuelve nutrientes a la tierra

Las prácticas agrícolas inadecuadas despojan a la tierra de sus nutrientes sin dar tiempo suficiente para la reposición del suelo. El resultado de esta práctica destructiva es la degradación del suelo, que en última instancia afecta la salud de los cultivos alimentarios y la productividad general.

El cáñamo devuelve muchos de sus nutrientes al suelo, por lo que el suelo se vuelve más saludable y la erosión se ralentiza. Los beneficios adicionales para la tierra incluyen el uso de cáñamo para la fitorremediación, un proceso en el que la planta se puede usar para eliminar el exceso de selenio del suelo y, en esencia, limpiar el medio ambiente.

 

El cáñamo es una fuente de combustible sostenible

El mundo depende en gran medida de una variedad de fuentes de combustible. Como tal, el planeta sufre el daño ambiental causado por la extracción de petróleo y las emisiones de combustibles fósiles, liderado por empresas que están exentas de la mayoría de los impuestos corporativos y es poco probable que detengan la producción en el corto plazo. Sin embargo, el cáñamo es un medio ideal para cambiar de rumbo, y el cáñamo industrial es una fuente práctica y natural de biodiésel, un combustible elaborado a partir de materia vegetal.

La mayoría de los biocombustibles pueden utilizar grandes cantidades de valiosas tierras agrícolas necesarias para el cultivo de alimentos. Eso no es un problema para el cáñamo porque puede crecer en suelos pobres y no tiene que producirse en tierras de cultivo valiosas dedicadas a cultivos alimentarios.

El biodiesel creado con cáñamo industrial se deriva de semillas de cáñamo en lugar de plantas. A menudo, las semillas de cáñamo se descartan, pero pueden reapropiarse para fines de biocombustible, lo que proporciona otro ejemplo del estado ecológico y la versatilidad del cáñamo.

 

El cáñamo ayuda a frenar la deforestación

Nuestro planeta pierde aproximadamente 19 millones de acres de bosques por año, y la deforestación tropical, en particular, continúa a un ritmo insostenible. A menudo, estos bosques se talan para dar paso a tierras agrícolas para cultivos o los árboles se cosechan para productos como el papel.

La fibra de cáñamo industrial se puede cultivar en espacios más pequeños y a un costo menor que la fibra de madera que se usa para fabricar papel. A diferencia de la pulpa de madera, que proviene de árboles que tardan dos décadas en madurar, un acre de cáñamo puede producir cuatro veces más pulpa para papel que los árboles y en un tiempo mucho más corto.

Aún mejor, el papel de cáñamo es reciclable durante mucho más tiempo que el papel creado a partir de la madera de los árboles. El papel de pulpa de madera generalmente se puede reciclar hasta tres veces, mientras que el papel de cáñamo se puede reutilizar de siete a ocho veces. La pulpa de cáñamo tiene una mayor concentración de celulosa que la pulpa de madera y produce un papel más resistente sin agotar el medio ambiente.

 

El cáñamo es un material de construcción ecológico

Se espera que aumente la demanda mundial de cemento, y el hormigón, un componente importante del cemento, es el segundo recurso más utilizado. Y con un 8%, es el segundo mayor productor de emisiones de CO2. Usar cáñamo para hacer concreto puede hacer mella en esas figuras aleccionadoras.

El Hempcrete, un hormigón hecho de cáñamo, está comenzando a usarse en todo el mundo, particularmente en áreas de Francia e Inglaterra. Los principales beneficios del hempcrete son sus medios para regular la humedad, sostener los muros de carga y servir como una forma de aislamiento.

 

El cáñamo puede ser un plástico biodegradable

Se han creado miles de millones de libras de plástico en los últimos 60 años, y se estima que casi la mitad de todo el plástico es de un solo uso con impactos perjudiciales en las personas y la vida silvestre circundante. Los plásticos enterrados en vertederos pueden filtrar sustancias químicas al suelo y al agua subterránea. Además, los desechos plásticos flotantes pueden ser un medio de transporte para especies invasoras y microorganismos dañinos.

Los plásticos de cáñamo son livianos pero duraderos y son completamente biodegradables. Aún mejor, los plásticos de cáñamo no contienen los productos químicos que se encuentran en los plásticos normales. Esos productos químicos pueden afectar cambios graves en el sistema endocrino humano. El uso de plásticos de cáñamo es una opción segura y saludable para el medio ambiente.

 

El cáñamo crece de forma rápida y limpia

Dependiendo de la raza de cáñamo industrial, la planta puede estar lista para la cosecha de fibra en tan solo 60 días. Mientras que los árboles que se utilizan para la pulpa de madera pueden tardar entre 10 y 20 años en cosecharse, el cáñamo crece mucho más rápido y proporciona beneficios rápidamente.

La velocidad y la calidad del crecimiento del cáñamo significa que es un excelente reemplazo para el algodón no orgánico. Con su resistencia y variedad, el cáñamo puede ser una mejor inversión a largo plazo para el consumidor y el medio ambiente.

 

Conclusion

Todavía estamos descubriendo la amplia variedad de usos que el cáñamo proporciona al hombre, y no podemos esperar que un cultivo como el cáñamo resuelva todos nuestros problemas de cambio climático. Pero las personas son cada vez más conscientes del impacto del calentamiento global en nuestro medio ambiente y nuestras vidas, y pronto, el cáñamo puede ser uno de los recursos sostenibles que lideran el camino en una revolución climática.

0