CBG – Una nueva estrella en el cielo del cannabis


Un artículo de Elisa Schmidt

Cannabigerol (CBG) – una nueva estrella en el cielo del cannabis

 

¿Te suena la palabra “cannabinoides”? Quizás hayas oído hablar del CBD y el THC, los cannabinoides más conocidos. ¿Tampoco los conoces? El CBD (cannabidiol) es conocido por sus beneficios positivos para las personas que padecen enfermedades y otros problemas relacionados con la salud.

El THC (tetrohidrocannabinol) es la sustancia que causa el efecto psicoactivo del cannabis y es ilegal en muchos países por este motivo. Pero hay otro cannabinoide que está recibiendo cada vez más atención en estos días, y se llama cannabigerol, o CBG para abreviar.

La mayoría de los tipos de cáñamo solo contienen menos del uno por ciento de CBG, por lo que no es de extrañar que durante mucho tiempo nadie estuviera realmente tan interesado en este compuesto. Pero ahora, los días del CBG en las sombras han terminado, ¡y aquí te diremos por qué!

 

Cannabigerol: la madre de todos los cannabinoides

Diversos estudios han demostrado que el cannabis contiene más de 100 cannabinoides. Y cada uno de ellos tiene sus propios efectos individuales. Al igual que el muy conocido CBD, el CBG no tiene efectos secundarios.

No es psicoactivo, no hace que la gente se vuelva adicta y es completamente legal. El CBG tiene un enorme potencial médico para tratar una amplia gama de enfermedades y síntomas, desde el dolor y las náuseas hasta la enfermedad de Huntington o la Esclerosis Multiple.

El CBG es la base de otros cannabinoides como el CBD y el THC: el CBG se desarrolla a partir del ácido CBG y CBGA y luego se convierte en THC y CBD. Es la base de los ingredientes del ácido cannabidiol, ácido cannabicrómico y ácido tetrahidrocannabinol.

Por esta razón, el CBG se encuentra principalmente en las primeras etapas de una planta de cannabis en desarrollo. Cuanto más envejece la planta, menos CBG contiene, ya que el CBG se convierte en CBD y THC. Por eso se la llama “la madre de todos los cannabinoides“.

Durante la fase de crecimiento, diferentes enzimas convierten el CBG en otras moléculas. Por ejemplo, el CBD solo se desarrolla alrededor de las 6-8 semanas en el ciclo de las flores. Una vez que se cosecha, seca y procesa el cannabis, solo quedan pequeños fragmentos de CBG.

 

Aceite de CBG

Para producir aceite de CBG, las plantas deben cosecharse temprano. Se utiliza una técnica de extracción especial para separar el CBG del cáñamo industrial: combinando procesos de destilación de vapor y CO2. Es un proceso largo que implica prestar mucha atención para que el CBG no se convierta en CBD durante el procedimiento. Al final del proceso, el CBG puro da como resultado una forma de cristal.

Para adquirir aceite de CBG, los cristales de CBG se combinan con la fuerza deseada en un aceite vehicular. Los aceites de espectro completo son los mas comunes, ya que también contienen otros ingredientes valiosos de la planta de cannabis, como terpenos naturales y aceite de semilla de cáñamo.

Esto conduce a un efecto séquito, en el que las sustancias individuales funcionan como una combinación en toda su capacidad.

 

Diferencias entre el CBG y el CBD

Cada uno de los más de 100 cannabinoides de la planta de cáñamo es único. El cannabidiol (CBD) y el cannabigerol (CBG) no son psicoactivos y actualmente están recibiendo la mayor atención. Como ya has escuchado, el CBG se encuentra principalmente en plantas jóvenes y el CBD con mayor frecuencia en plantas que se cosechan más tarde.

Influencias como la luz solar, el calor y los rayos UV convierten el CBG en CBD. Aunque estos compuestos están estrechamente relacionados, existen algunas diferencias entre ellos. La concentración de CBD no cambia durante el crecimiento de la planta, a diferencia del CBG, que disminuye con el tiempo, por lo que la planta debe cosecharse temprano para obtener la cantidad máxima posible.

Aparte de su concentración dentro de la planta de cáñamo, la mayor diferencia está en la estructura química de las dos sustancias. El CBD tiene una pequeña afinidad por los receptores cannabinoides, lo que significa que también interactúa con el sistema endocannabinoide de otras formas.

El CBG, por otro lado, tiene una alta afinidad por los receptores cannabinoides CB1 y CB2, lo que significa que el CBG puede ser muy eficaz para el tratamiento de una serie de afecciones de salud. Estos receptores se encuentran en el cerebro y las células nerviosas y estimulan diferentes sustancias mensajeras que pueden tener efectos sobre el sueño, el dolor, el cerebro y el bienestar general.

El primer receptor de cannabinoides, conocido como CB1, se descubrió a finales de la década de 1980 y está formado por células del sistema nervioso central. Traduce los efectos de los cannabinoides endógenos y así como de los cannabinoides suministrados al sistema nervioso central, lo que lo convierte en parte del sistema endocannabinoide.

El receptor CB1 es responsable de la memoria, el estado de ánimo, el apetito, el sueño y el dolor. Esto significa que el receptor CB1 es especialmente importante durante las experiencias de dolor crónico y depresión.

Los receptores CB2 no se descubrieron hasta 1993. Se encuentran distribuidos por todo el cuerpo, incluidos los órganos y el sistema gastrointestinal. Su función principal es mantener las infecciones bajo control y evitar que sucedan en primer lugar.

Como resultado, el CBD y el CBG tienen diferentes áreas de aplicación. Si quieres saber mas como y donde se usa mejor el CBG, sigue leyendo.

 

¿Qué hace el CBG?

La ciencia todavía está descubriendo el efecto completo que tiene el aceite de CBG en el cuerpo humano. ¡Pero los estudios que tenemos actualmente ya son muy prometedores! El aceite de CBG es rico en ácido cannabidiol y ácido cannabicrómico, por lo que brindan muchos beneficios para la salud.

Según investigaciones realizadas, el CBG tiene un potencial especialmente prometedor para el tratamiento de muchos tipos de cáncer, incluidos el de próstata y el de mama. Y según los informes recabados, el CBG también se puede usar para tratar la “estrella verde” o glaucoma, ya que parece poder reducir la presión intraocular, lo que causa esta llamada estrella verde al elevarse.

También está destinado a ayudar contra las náuseas y promover el apetito. Y además se atribuyen al CBG propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antifúngicas.

Especialmente cuando se utilizan juntos, el CBD y el CBG pueden tener un efecto de sinergia, lo que hace que funcionen especialmente bien. Es por eso que a menudo se recomienda tomar CBD y CBG juntos.

 

Consumiendo CBG

Es muy fácil tomar aceite de CBG. Se puede colocar debajo de la lengua con una pipeta en forma de gotas, donde la mucosa oral puede absorberlo directamente en el torrente sanguíneo. De esta forma, el CBG funciona con especial rapidez.

Sin embargo, el sabor del CBG es bastante fuerte y puede no ser del todo agradable para algunas personas. En esos casos, el aceite también se puede tragar en forma de cápsulas de aceite de CBG. De este modo las sustancias son absorbidas por el revestimiento del estómago, lo que significa que tarda un poco más en surtir efecto.

Para problemas como piel seca y escamosa, el aceite también se puede usar externamente. Simplemente aplícalo en las áreas afectadas de la piel.

 

Dosificando el aceite de CBG

Todos somos diferentes, por lo que es imposible recomendar la misma dosis de CBD y aceite de CBG para todos. Es difícil llegar a un consenso sobre las cifras generales. Como siempre, recomendamos que las personas que no estén seguras o que no tengan experiencia previa con el aceite de CBG comiencen con una dosis baja y aumenten gradualmente la cantidad que toman.

De esa manera, podrán notar cuándo se produce el efecto deseado y el cuerpo puede acostumbrarse lentamente a las sustancias. Hasta ahora, el cannabigerol desempeñaba un pequeño papel en la planta de cáñamo y sus beneficios para los humanos. Pero esto está cambiando ahora, ya que, como se puede ver, ¡El CBG tiene un gran potencial! Y eso nos gusta.

 

Tantos cannabinoides!

Como ya has escuchado, hay más de 100 cannabinoides diferentes. Cada uno de ellos tiene características y efectos potenciales únicos, que también pueden interactuar y afectarse entre sí en combinación. Además del cannabidiol (CBD), el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabigerol (CBG), hay muchos más cannabinoides que aún no se han investigado.

Esto incluye el cannabicromo (CBC), el cannabinol (CBN) y el THC-V (tetrahidrocannabivarina). Y por supuesto, también están los terpenos. Estos le dan a cada tallo su aroma individual y trabajan juntos en los cannabinoides. Como puedes ver, aquí hay mucho potencial y mucho mas por descubrir! Los mantendremos informados. 🙂

0