¿CBD COMO TRATAMIENTO PARA EL DOLOR?


Un artículo de Ramek Jehanbazi

El cannabidiol como alternativa para el dolor crónico

Tanto si sufrimos dolor de cabeza, tos, mocos, dolor menstrual o dolor de espalda crónico, lo primero que suele venirnos a la mente son los fármacos. Sus efectos secundarios, sin embargo, no tanto. Simplemente confiamos en que el profesional que está detrás del mostrador sabe que lo que nos vende es seguro y ayuda a mitigar nuestro dolor.

Gracias a la medicina moderna, esto es cierto en su mayor parte: tenemos vacunas contra virus mortales, un resfriado común o la gripe ya no son una sentencia de muerte, y podemos tratar el dolor en cualquier caso. Además de estas maravillas médicas, también existe una gran variedad de medicinas naturales, y la demanda de éstas es cada vez mayor.

Una cosa que los científicos han aprendido realizando una amplia investigación médica es que no hay que subestimar los remedios naturales. Especialmente, el CBD ha demostrado ser una especie de arma milagrosa para nuestra salud. Por qué es así y cómo el aceite de CBD puede ayudar incluso con el dolor crónico, lo investigaremos en el siguiente artículo.

La realidad: muchos de nosotros sufrimos dolor

Ya hemos hablado de muchas situaciones en las que el CBD puede utilizarse para el tratamiento del dolor. No lo decimos sólo porque seamos grandes fans del CBD; no, la ciencia está de nuestra parte: el cannabis tiene una alta tolerancia, lo que lo convierte en una alternativa tan popular a los fármacos. Porque la lucha es real: unos 14 millones de personas en Alemania sufren dolor persistente. Entre 600.000 y 800.000 de esas personas padecen dolores crónicos difíciles de tratar.

Muchos de estos dolores o enfermedades crónicas son enfermedades de la civilización. Probablemente todos conocemos al menos a una persona con uno de ellos: dolores de espalda, migraña, cáncer o endometriosis. Los pacientes de migraña suelen pasar por un calvario de dolor hasta que descubren los posibles efectos positivos y analgésicos del aceite de CBD. Si quieres saber más sobre cómo puede ayudar el CBD en algunos de estos casos, consulta nuestros artículos recientes sobre ellos.

Vivir con dolor crónico es más que desagradable: tu día a día se ve tan afectado que las tareas más sencillas te parecen inabarcables y, obviamente, tu estado de ánimo también puede verse afectado por ello. No es de extrañar, pues, que el consumo de analgésicos se haya multiplicado. Especialmente, los opiáceos se prescriben a menudo como un fármaco eficaz para tratar el dolor. Sin embargo, a largo plazo, su efecto en nuestro organismo puede ser perjudicial.

Aceite de CBD para el dolor

Entonces, ¿qué puedes hacer cuando sufres un dolor prolongado o crónico y los fármacos fuertes no son una alternativa? Los médicos suelen aconsejar recurrir a una terapia multimodal. Este tipo de terapia combina distintas formas terapéuticas para tratar el dolor crónico. El CBD es desde hace tiempo una estrella en este campo: el cannabidiol tiene un impacto en el sistema endocannabinoide, que a su vez regula nuestra sensación de dolor y previene las inflamaciones. Tomar aceite de CBD puede tener un efecto sobre múltiples procesos del organismo humano, como por ejemplo

  • la percepción del dolor
  • la aparición del miedo
  • el estado de ánimo
  • la necesidad de descanso y sueño
  • el apetito
  • el funcionamiento del sistema inmunitario

El aceite de CBD se extrae del cáñamo comercial hembra, los investigadores llevan mucho tiempo realizando diversas investigaciones sobre qué más puede hacer el extracto de la planta. Se ha demostrado que sus efectos antiinflamatorios, relajantes y antiespasmódicos son verdaderos ayudantes contra la migraña, los dolores de cabeza, los dolores de espalda, la artritis, los dolores menstruales y la fibromialgia.

Esta última es una enfermedad grave con una amplia gama de síntomas asociados, como rigidez muscular y mayor sensibilidad al dolor. Alrededor del 2% de la población alemana y el 5% de la británica padecen esta enfermedad, y las mujeres suelen ser diagnosticadas más que los hombres.

Además, también incluyen enfermedades que pueden apartar parcial o incluso totalmente al trabajador de su vida laboral. Las dolencias reumáticas, así como la arteriosclerosis o la esclerosis múltiple, suelen ir de la mano del dolor intenso.

Tom Hemps Product Beauty Oralspray 10%
Tom Hemp's

Spray oral de cáñamo 10%

Select Options 55,90
Tom Hemps Product Cbd Oil Fullspectrum 10ml 7
Tom Hemp's

Aceite de CBD de espectro completo 7%

Select Options Desde 33,95
Tom Hemps Product Cbd Oil Fullspectrum 10ml 12 (1)
Tom Hemp's

Aceite de CBD de espectro completo 12%

Select Options Desde 43,75

En la práctica: cannabidiol para el dolor

Para entender completamente cómo ayuda el CBD a nuestro cuerpo, quizá quieras leer nuestro artículo sobre el sistema endocannabinoide. En él, hablamos de la historia de la investigación, así como de su mecanismo. Una vez te hayas familiarizado con los conceptos básicos y quieras utilizar aceite de CBD para tratar tu dolor crónico, puedes empezar a pensar en la dosis adecuada.

El aceite de CBD es la forma de CBD más sencilla de usar, sobre todo si piensas consumirlo de forma permanente. Puedes ponerte unas gotas al día debajo de la lengua y ¡ya está! Otra gran ventaja es que puedes subir o bajar la dosis según lo que más te convenga. Por eso lo mejor es empezar con una dosis baja: más siempre es una opción.

Para el dolor leve o medio, la recomendación es empezar con 2×3 gotas de aceite de CBD al 5-10% al día, pudiendo aumentar a 5×3, si es necesario. Para el dolor fuerte, la recomendación es 2×4 gotas de aceite de CBD al 10%, y sólo debería considerarse un aumento a 3×5 gotas al cabo de tres semanas.

Casi no se conocen efectos secundarios, ya que el cannabidiol es muy tolerable, en comparación con los fármacos convencionales. Sin embargo, eso no significa que no haya efectos secundarios en absoluto: si no te sientes bien después de usar aceite de CBD, deberías ajustar la dosis. En caso de efectos secundarios graves, no deberías consumirlo en absoluto y, en su lugar, deberías consultar a tu médico de cabecera.

El cannabidiol está aumentando masivamente su reputación en la terapia del dolor. Y no sólo en la medicina alternativa, los médicos reconocen desde hace tiempo los beneficios potenciales de la planta del cáñamo en la terapia del dolor. El aceite de CBD se utiliza en ámbitos en los que la medicina convencional está llegando a sus límites, como en la medicina paliativa y en el tratamiento de personas con enfermedades incurables o crónicas.

Y también en el proceso de rehabilitación. Un ámbito en el que el CBD también desempeña un papel cada vez más importante. Los beneficios positivos pueden observarse en distintas enfermedades.

En principio, existe una gran posibilidad de que los productos con CBD se incluyan en el tratamiento tradicional del dolor como terapia de acompañamiento. Por un lado, para evitar los efectos nocivos de los fármacos comunes y, por otro, para aprovechar también los efectos positivos del CBD en tu propio bienestar.

Photo: Romina Farías / Unsplash

0
0
Añadido
Al carrito
whats app